Erwin Alberto Ramirez G.
Director del Proyecto Fortalecimiento del Control Externo en el Área Ambiental
Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH

Alemania y los países de América Latina y el Caribe son signatarios de acuerdos internacionales y compromisos voluntarios para proteger la biodiversidad, así como para mitigar y adaptarse al impacto del cambio climático. Para lograr estos objetivos, incluidos en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, la Convención sobre Diversidad Biológica, entre otros acuerdos internacionales, es fundamental la intervención y colaboración de complejas estructuras en los Estados, incluidos organismos públicos, sector privado y sociedad civil, así como la participación de organizaciones internacionales. Esto cobra relevancia al procurarse la consecución de objetivos a veces contradictorios del crecimiento económico, de la protección ambiental y del desarrollo social.

En este sentido, en los últimos años la política alemana de desarrollo se ha orientado hacia la mejora de las condiciones marco globales en materia ambiental, social, económica y política para eliminar las causas de la pobreza y promover el desarrollo global sostenible. En América Latina y el Caribe, desde 2012, la Cooperación Alemana, por medio de la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH, ha forjado una alianza estratégica con la OLACEFS, que ha favorecido el desarrollo de capacidades técnicas, el intercambio de experiencias y una mayor visibilidad de los productos y servicios a la sociedad a cargo de las Entidades Fiscalizadoras Superiores (EFS) miembros.

Más aún, en 2016, la Cooperación Alemana, el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) de Brasil y la OLACEFS suscribieron un Acuerdo de Cooperación Técnica y un Memorando de Entendimiento, respectivamente, para coadyuvar mediante el Proyecto regional Fortalecimiento del Control Externo Ambiental (video) a la gobernanza ambiental y a la buena gestión de los recursos financieros públicos aplicados en el sector. Desde entonces, de forma conjunta se ha trabajado en pro de contribuir al fortalecimiento de los procesos y al desarrollo de modelos, metodologías y herramientas de apoyo a la auditoría ambiental y también a la implementación eficiente, efectiva y transparente de la Agenda 2030. Un ejemplo particular es el trabajo sobre el papel y metodologías para que el control externo prevenga o mitigue los efectos del tráfico de flora y fauna silvestre.

Esta alianza ha contribuido de igual forma a implementar y promover mecanismos innovadores de cooperación e intercambio de conocimiento entre las EFS miembros, así como a mejorar la oferta de sus servicios para el desarrollo de capacidades. Destacan los esfuerzos por la capacitación a distancia, teniéndose como parte de sus resultados los cursos masivos abiertos en línea (MOOC) sobre la auditoría de desempeño, así como respecto al papel de las EFS para la implementación de los ODS; además de los cursos virtuales sobre el diseño de estrategias de comunicación de productos de auditoría y sobre fiscalización de áreas protegidas. De forma complementaria, se han promovido foros de intercambio y aprendizaje sobre el desarrollo sostenible con CEPAL, IUCN y otras organizaciones.

Las auditorías coordinadas apoyadas (sobre áreas protegidas, energías renovables en el sector eléctrico, sobre preparación de los gobiernos en América Latina y el Caribe para implementar la Agenda 2030, políticas de gobernanza transfronteriza, así como pasivos ambientales mineros) merecen especial atención, por basarse en un modelo colaborativo de desarrollo de capacidades, en el que -como en otro blog ya se ha profundizado– las diferentes EFS involucradas participan en un proceso de capacitación que busca estandarizar sus capacidades en auditoría de desempeño y en el tema a ser abordado, otorgando siempre una atención especial a la integración de cuestiones transversales relacionadas con los ODS.

No menos relevantes son otros beneficios de esta cooperación técnica que incluyen innovación metodológica, internalización y réplica del conocimiento adquirido, desarrollo de capacidades y aplicación de nuevas herramientas para modernizar el trabajo del control externo. El aprovechamiento, por parte de las EFS, de las nuevas tecnologías digitales para la mejora de la gestión pública es un tema que ha cobrado mayor importancia, como se abordó en el XXIII Congreso de la INTOSAI, en septiembre de 2019. En este ámbito, el desarrollo de una herramienta para (auto)evaluación del nivel de madurez sobre el uso de tecnologías de información, así como la promoción y capacitaciones sobre el uso del análisis multicriterio espacial, drones y de las geotecnologías han sido un componente innovador en el que se ha avanzado favorablemente. Esto se ejemplifica en el Programa de Desarrollo de Capacidades sobre uso de Geotecnologías, que se concibió a partir de un Diagnóstico de Necesidades de Capacitación regional y que incorpora diversas acciones de sensibilización, capacitación presencial y virtual (en TICs, uso de drones, análisis multicriterio espacial e incluso de inteligencia artificial para ayudar en el proceso de auditoría de grandes superficies) y divulgación en la materia, además del Seminario Internacional de Análisis de Datos.

Aunado a ello, un área de trabajo clave ha sido el fortalecimiento de la comunicación estratégica y diferenciada de las EFS miembros con partes interesadas (internas y externas). El desarrollo de una estrategia organizacional de comunicación con partes interesadas en el área ambiental es un ejemplo especial, que ha evolucionado incluso al desarrollo de guías metodológicas para el uso eficaz de redes sociales. Un ejemplo adicional es el desarrollo de la aplicación ODS.OLACEFS para potenciar el monitoreo y la divulgación de las recomendaciones de auditoría vinculadas a la Agenda 2030.

Como puede observarse, esta fructífera colaboración con OLACEFS es reflejo de la contribución y potencial del control externo para incidir favorablemente en el desarrollo sostenible, con un enfoque en resultados, así como en la integración de estos desarrollos en la gestión de conocimiento y sistema de monitoreo de la OLACEFS. Esta colaboración, además, alineada al reconocimiento expresado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su Resolución A / 69/228 (diciembre de 2014), que destaca importancia de las EFS al “promover la eficiencia, la rendición de cuentas, la efectividad y la transparencia. administración pública, que favorece el logro de las metas y prioridades nacionales de desarrollo, así como los objetivos acordados internacionalmente”.

Para finalizar, los invito cordialmente a conocer el portafolio de proyectos, enfoque de cooperación y logros de la Cooperación Alemana colaborando con EFS de otras organizaciones regionales. Esta información está publicada en el artículo “SAIs: Important Partners for German Development Cooperation” publicado en la edición de Primavera del INTOSAI Journal http://intosaijournal.org/site/wp-content/uploads/2020/04/INTOSAI-Journal_Spring-2020_Interactive-Version.pdf

Acerca del autor:

Desde noviembre de 2017, Erwin Alberto Ramírez G. se desempeña en la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH como Director del Proyecto regional Fortalecimiento del Control Externo Ambiental, por encargo del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ) y que se implementa en conjunto con el TCU de Brasil y la OLACEFS. Desde 2003 y hasta 2017 colaboró en la Auditoría Superior de la Federación de México, donde ocupó diversos cargos, incluido Director de Relaciones Institucionales (cooperación internacional). Posee amplia experiencia en cooperación técnica y coordinación de iniciativas y grupos de trabajo en el ámbito de la INTOSAI, así como de la OLACEFS. Es Licenciado en Comercio Internacional con especialidad en logística por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, donde cursa la maestría en Gestión Pública Aplicada.