Por Marie-Hélène Bérubé
Oficial de Programas de Igualdad de Género y Ética de la Fundación Canadiense de Auditoría y Rendición de cuentas (CAAF), y
Petra Schirnhofer
Gerente de la Dependencia de Apoyo Estratégico, Iniciativa para el Desarrollo de la INTOSAI (IDI)

Los impactos de la pandemia COVID-19 afectan a todos en todo el mundo. Debido a las desigualdades de larga data, muchos impactos, incluidos los sobre la salud, la economía y la esfera social, están afectando más a las mujeres, las niñas y las poblaciones marginadas. La evidencia preliminar muestra que la crisis está profundizando las desigualdades existentes y socavando el progreso difícilmente ganado en la igualdad de género y los derechos de las mujeres.

Las Entidades Fiscalizadoras Superiores (EFS) pueden ayudar a revertir esta tendencia. Dado que las EFS responsabilizan a los gobiernos por las respuestas nacionales a la pandemia, la aplicación de una perspectiva de género a las auditorías puede ayudar a determinar cómo se ven afectadas las mujeres, las niñas y las poblaciones marginadas y puede conducir a recomendaciones informadas para ayudar a mejorar los programas gubernamentales.

Este artículo examina cómo las EFS pueden desempeñar un papel positivo durante esta crisis y marcar la diferencia en la vida de todos los ciudadanos.

Por qué el Género Importa en Tiempos de Crisis

Durante una pandemia, se observan varios impactos sanitarios, económicos y sociales en los ciudadanos, particularmente en las mujeres, las niñas y las poblaciones marginadas, como las personas con discapacidad, las minorías raciales y la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales.

Desde que comenzó la pandemia de COVID-19, los gobiernos han observado una escalada de violencia de género y abuso infantil durante el encierro; niveles intensificados de ansiedad y estrés experimentados por los trabajadores de primera línea (predominantemente mujeres); y mayores niveles de desempleo (las mujeres están particularmente en riesgo, ya que ocupan la mayoría de los puestos informales y de salarios más bajos que carecen de seguridad laboral).

En muchos países, los impactos de la pandemia se suman al contexto de pobreza e inseguridad y dañarán aún más a las mujeres y niñas que ya experimentan diferentes formas de desigualdades y discriminación.

Para contrarrestar el riesgo de mayores desigualdades de género, la protección social y el apoyo son vitales. La investigación indica que en tiempos de crisis aumenta la probabilidad de que las niñas abandonen la escuela para realizar un trabajo no remunerado para apoyar a las familias, al igual que los embarazos y los casos de abuso sexual. Los estudios también muestran que el cierre de escuelas y guarderías tendrán un impacto desproporcionado en las mujeres, ya que la carga del trabajo no remunerado y la atención familiar recaen en gran medida sobre las mujeres y las niñas en muchas sociedades.

Los gobiernos pueden responder eficazmente realizando análisis basados en el género, utilizando herramientas de presupuestación de género y asegurando que las voces de las mujeres, las niñas y los grupos marginados se incluyan en los procesos de toma de decisiones. Tales acciones, que ayudan a prevenir el refuerzo de las normas y estereotipos de género existentes y el empeoramiento de las desigualdades, pueden convertir las respuestas pandémicas en oportunidades que desafíen y transformen las desigualdades de género.

Cómo las EFS pueden marcar la diferencia

A medida que los gobiernos se apresuran a implementar respuestas a gran escala a la crisis, las EFS, más que nunca, son pilares de rendición de cuentas (ver “Rendición de cuentas en tiempos de crisis” publicado por la Iniciativa para el Desarrollo de la INTOSAI). En los últimos meses, las EFS de todo el mundo han trabajado para seguir siendo resilientes y flexibles, y muchas han refinado o reenfocado las prioridades y enfoques de auditoría en circunstancias difíciles (destacando la importancia particular de emplear un enfoque de auditoría basado en el riesgo). Al integrar una dimensión de género al trabajo de auditoría, las EFS pueden ayudar a los gobiernos a garantizar que las respuestas nacionales reflejen las necesidades y las voces de las mujeres, las niñas y los grupos marginados.

Numerosas EFS han aplicado recientemente una perspectiva de género en las auditorías, especialmente en la preparación de auditorías para la implementación del Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La igualdad e inclusión de género está consagrada en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que considera a todos los segmentos de la sociedad independientemente de su raza, género, etnia e identidad.

A medida que las EFS se embarcan en la auditoría de las respuestas nacionales a la pandemia COVID-19, es igualmente importante incorporar la igualdad de género y la inclusión en todo el proceso de auditoría. Esto mejora el impacto de la auditoría, ayuda a determinar si los ciudadanos reciben asistencia por igual y ayuda a las EFS a proporcionar recomendaciones informadas para mejorar. Las consideraciones clave para las EFS incluyen:

Planificación y análisis — Examen si los gobiernos han realizado análisis de género en el diseño de respuestas ante una pandemia y si han investigado los diversos impactos que los compromisos pueden tener sobre las mujeres, las niñas y los grupos marginados.

Toma de decisiones — Comprender cómo se toman las decisiones gubernamentales, quién participa en los procesos de toma de decisiones y qué mecanismos existen para garantizar que las mujeres, las niñas y los grupos marginados estén bien representados.

Cumplimiento legal y regulatorio — Evaluar hasta qué punto las nuevas medidas y programas gubernamentales se adhieren a los derechos humanos y de las mujeres y cumplen con las leyes y regulaciones de igualdad de género existentes, que incluyen muchas áreas, como la violencia doméstica y de género, el acoso sexual, las normas laborales y la atención médica.

Monitoreo y evaluación — Determinar si (y qué tan bien) los gobiernos están recolectando datos desglosados sobre accesibilidad ciudadana para apoyar programas y si los datos se utilizan para monitorear diferentes resultados para diferentes grupos.

Estas consideraciones clave permiten a las EFS formular preguntas al auditar las respuestas nacionales a la pandemia COVID-19, tales como:

Paquetes de protección social y estímulo económico

  • ¿Las transferencias de efectivo, otras medidas de protección social y los paquetes de estímulo económico llegan de manera eficiente y efectiva a los grupos objetivo?
  • ¿Brindan los gobiernos apoyo financiero a los grupos marginados que trabajan en sectores que no tienen disposiciones para el seguro de salud y la protección social?
  • ¿Cómo apoyan los gobiernos a los padres, principalmente a las mujeres y a los padres solteros, cuyo trabajo es en gran parte no remunerado?

Sistemas y programas de salud

  • Como los informes de la Organización Mundial de la Salud indican que los hombres son más propensos a morir por el virus COVID-19 y las mujeres representan aproximadamente el 70% de los trabajadores sociales y de atención médica a nivel mundial, ¿cómo están respondiendo los gobiernos a las necesidades únicas de cada género?
  • ¿Cómo están apoyando los gobiernos otros servicios críticos, como el acceso a la atención de salud materna y mental?

Violencia de género

  • Reconociendo los niveles elevados de violencia doméstica y de género durante el encierro, ¿cómo abordan los gobiernos la prevención, así como la implementación y el apoyo de las medidas de gestión de riesgos?
  • ¿Proporcionan los gobiernos servicios (líneas de ayuda, refugios, programas de salud mental) que aborden todas las necesidades de los ciudadanos?

La realización de auditorías que incorporan enfoque de género proporciona acceso a datos desglosados por sexo, edad, ubicación y otras categorías. Esta información ayuda a abordar las brechas de datos y a los gobiernos a recopilar más estadísticas para informar mejor el trabajo futuro.

La divulgación de las EFS a las partes interesadas relevantes (como gobiernos, socios de desarrollo, organizaciones de la sociedad civil y grupos que trabajan en cuestiones de género, derechos de la mujer e inclusión) es esencial para aplicar una perspectiva de género en cualquier auditoría. El diálogo activo ayuda a comprender las respuestas generales, evaluar los riesgos primarios y realizar trabajos de auditoría que agreguen el mayor valor posible.

Conclusión

Dado que la actual pandemia mantiene un estrecho control sobre el mundo con enormes repercusiones sociales y económicos a nivel mundial, la rendición de cuentas y la supervisión siguen siendo cruciales.

Las EFS, a través de auditorías e informes oportunos y relevantes, pueden influir significativamente en las respuestas nacionales a la pandemia. Sin embargo, para lograr un verdadero cambio en la vida de todos los ciudadanos, integrar una perspectiva de género en el trabajo de auditoría es vital y particularmente importante en tiempos de crisis, a medida que se intensifican los desafíos sociales, económicos y de salud.

La pandemia de COVID-19 es un momento desafiante para todos y nos pide que contribuyamos cuando y donde podamos para construir sociedades más igualitarias y resilientes para el futuro.

Contactos

Contacte a Marie-Hélène Bérubé en mhberube@caaf-fcar.ca y Petra Schirnhofer en petra.schirnhofer@idi.no para más información sobre este artículo

Lecturas adicionales

Obtenga más información sobre COVID-19 y los impactos sobre el género en las siguientes publicaciones de ONU Mujeres (2020):

Los autores

Marie-Hélène se unió a la Fundación en septiembre de 2018.Tiene una maestría en globalización y desarrollo internacional de la Universidad de Ottawa. Durante sus estudios, tuvo un gran interés en las cuestiones de género, específicamente la violencia contra las mujeres y las niñas.

Como especialista en Ética e Igualdad de Género, Marie-Hélène está desarrollando capacitación y herramientas y trabajando con los participantes en nuestros programas internacionales para ayudarlos a comprender mejor los problemas de igualdad de género y cómo pueden ser considerados en las auditorías de desempeño. También participa activamente en la creación de redes y asociaciones con las partes interesadas claves.

Antes de unirse a la Fundación, trabajó durante más de cinco años en el extranjero con las ONG en Perú, Marruecos e India como asesora de igualdad de género. Ella apoyó a organizaciones nacionales, desarrollando herramientas, capacitación y estrategias para integrar el enfoque de género tanto a nivel de proyecto como institucional.

Petra Schirnhofer es gerente de la Unidad de Apoyo Estratégico de la Iniciativa para Desarrollo de la INTOSAI (IDI). Entre las cuestiones que cubre estratégicamente está la integración de una perspectiva de género en todo el trabajo de IDI en su período del Plan Estratégico (2019-2023).

En más de 15 años de experiencia profesional global, ha cubierto una amplia gama de experiencia que incluye gestión de finanzas públicas, igualdad de género, cuestiones de gobernanza, así como gestión de programas y proyectos.

Ha trabajado en varios países para y con diferentes instituciones, incluidas las instituciones europeas y de las Naciones Unidas, relaciones exteriores y las OSC. Le gusta liderar y trabajar con equipos multiculturales y le ha apasionado abordar la desigualdad de género a lo largo de su carrera.

Petra tiene una maestría en Ciencias Políticas de la Universidad de Viena y una maestría en Economía Política Internacional de la Universidad of Kent.

Ella habla varios idiomas, incluyendo alemán, inglés, francés y algo de español. Actualmente reside en Bruselas como empleada regional de IDI.