Actividad se desarrolló entre el 23 y el 27 de septiembre

Auspiciado por la Organización Latinoamericana y del Caribe de Entidades Fiscalizadoras Superiores (OLACEFS) y la Contraloría General de la República de Cuba (CGR) sesionó en La Habana, capital de Cuba, el VIII Curso Internacional Subsede “Herramientas de prevención y control en el enfrentamiento a la corrupción administrativa. Experiencia cubana”.

Del 23 al 27 de septiembre de 2013 representantes de  entidades fiscalizadoras de Bolivia, El Salvador, Colombia, Cuba, Chile, Guatemala, Panamá, República Dominicana y República Bolivariana de Venezuela, participaron en la edición de este año del importante intercambio.

En la apertura, la contralora general de la República de Cuba, Gladys Bejerano Portela, vicepresidenta del Consejo de Estado, disertó sobre la experiencia cubana en ese campo, el sistema de control del Estado y del Gobierno y el papel de la Contraloría como órgano auxiliar de la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento).

Expresó que la Ley electoral cubana es “una de las fortalezas en la lucha contra la corrupción y una manifestación de democracia”, en la que la población propone sus candidatos y decide en la elección de los delegados (concejales).

Explicó, asimismo, que la Contraloría impulsa un grupo de acciones para que las administraciones sepan cómo ejercer el autocontrol y promuevan medidas en esa dirección.

También mide -dijo- el impacto, los avances y limitaciones en el sistema de control interno, y da seguimiento a las actas de responsabilidad administrativa derivadas de cada inspección, en la que se señalan los valores éticos o normas incumplidas.

El programa del curso incluyó conferencias sobre el Sistema Nacional de Auditoría cubano, las Normas de Auditoría en la isla y el Código de Ética de los cuadros del Estado y el gobierno, la cultura de control en las administraciones y el ejercicio de la supervisión superior, así como la experiencia en la aplicación de la Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción.

Los cursistas visitaron centros de producción y servicios para conocer las acciones de prevención y la aplicación del control interno y fueron recibidos en los ministerios de la Construcción y del Turismo, donde altos directivos de ambos organismos explicaron métodos y formas del control estatal.

Visitaron el Consejo Popular en la barriada de Los Sitios, del municipio de Centro Habana para conocer sobre la participación ciudadana en las acciones de control y finalmente sostuvieron un intercambio con representantes de la sociedad civil en la cual estuvieron representadas la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba, la Central de Trabajadores de Cuba,  las Uniones de Periodistas y Juristas y la Asociación de Comunicadores Sociales.

La contralora general de la República de Cuba, Gladys Bejerano Portela, destacó al clausurar el evento que la educación y la cultura, la unidad, la ética y la moral son elementos clave en la lucha contra la corrupción administrativa.

La también vicepresidenta cubana reiteró el carácter estratégico del combate contra la corrupción en nuestras naciones, y afirmó que durante el curso se ha  trabajado mucho para intercambiar y recibir experiencias, por lo cual calificó el evento de exitoso y fructífero.

La conducta ética y el control son un antídoto de la corrupción, sostuvo, y agregó que mientras más personas estén conscientes de su importancia, más posibilidades hay de alertar sobre cualquier riesgo o hecho de corrupción.

El contralor general de Bolivia Gabriel Herbas afirmó, que en esta isla existe una simbiosis entre el Estado y la sociedad y una verdadera imbricación entre el control gubernamental y el social.

“La corrupción se ha globalizado en el mundo, pero se puede combatir cuando hay vocación e interés de que los recursos de los pueblos llegue a cada uno de sus ciudadanos”. Significó el dominicano Alfredo Cruz, miembro del pleno de la Cámara de Cuentas.

La directora de control de municipios en la Contraloría General de Venezuela, Beysce Pilar Loreto, felicitó a Cuba por la fortaleza ética, moral y patriótica de la población y la integración de los poderes públicos con la sociedad civil.

Loreto obsequió una bandera de Venezuela en reconocimiento a lo logrado por Cuba en la lucha contra la corrupción, la cual fue recibida por la Contralora General, quien agradeció el emotivo gesto y colocó un broche con la bandera cubana como símbolo de hermandad y solidaridad.