“La posición de futuro que pretendo como Titular del Órgano Rector del Control Gubernamental del Estado de Bolivia, es constituirla en el corto y mediano plazo, en una Entidad que contribuya activamente al fortalecimiento de la gestión pública con integridad, y que el pueblo boliviano perciba que la misma se desarrolla en base a cualidades esenciales de profesionalismo, honestidad, confiabilidad y respeto; aspectos que se alcanzarán con el compromiso del recurso humano que se desempeña al interior de la organización, en el cual tengo mucha confianza, pues es consagrado como modelo de servidor púbico a seguir”. (Palabras del Sr. Contralor General del Estado de Bolivia).

En el marco de la Normas Internacionales de Entidades Fiscalizadoras Superiores (ISSAIs) de la INTOSAI, la Contraloría General del Estado de Bolivia, con el propósito de velar que los elementos de gobernanza reflejen las necesidades de la sociedad, durante tres días, del 22 al 24 de noviembre de 2016, llevó adelante el Taller de Autoevaluación de la Integridad (IntoSAINT), con apoyo de dos moderadores de la región certificados en la metodología: el Dr. Jorge Rodríguez Pereira, de la EFS de Uruguay, y el Lic. Roberto Careaga Tintel, de la EFS de Paraguay.

Durante el Taller de Autoevaluación, los moderadores promovieron la participación activa de un grupo seleccionado de servidores públicos de la EFS, para realizar un análisis de riesgos en materia de integridad, además de evaluar el nivel de madurez del sistema de controles de la integridad implementados. Como resultado, los moderadores emitieron recomendaciones a la institución para mejorar la gestión de la integridad en la organización.

“Celebro que la Contraloría de Bolivia haya tomado la decisión de realizar esta autoevaluación, porque tiene a su cargo procesos que son sensibles a la vulneración de la integridad. Se ha cumplido el primer paso de realizar las recomendaciones, ahora se debe trazar una hoja de ruta para tomar determinaciones; cabe recalcar que ninguna contraloría de la región puede decir que está absolutamente bien en materia de integridad, sin embargo la EFS de Bolivia se encuentra entre una de las mejores, por lo que pedimos que tomen las recomendaciones con confiabilidad y compromiso” (Palabras de Jorge Rodríguez, de Uruguay)

Esta experiencia en la EFS de Bolivia sirvió, además, para comprender de manera aún más precisa la importancia de adoptar una gestión íntegra por parte de las organizaciones y liderar con el ejemplo, así como promover la mejora en los organismos del Estado que son sujetos al control de la EFS.

De este modo, la EFS de Bolivia se une a otras instituciones de la OLACEFS que han comprobado el valor y beneficios de esta herramienta, y de la cual se espera un impacto positivo en el corto, mediano y largo plazo.