El pasado 11 de septiembre la Contraloría de Bogotá, entidad de control subnacional de la República de Colombia, conmemoró 90 años de fundación, aniversario que aprovechó para confirmar su compromiso con el seguimiento a la implementación de los ODS en Bogotá, organizando el Foro Internacional Retos y desafíos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el Distrito Capital de cara al control fiscal.

El evento contó con la intervención de delegados de instituciones como la ONU, la OLACEFS, las Contralorías Generales de la República de Chile y de Colombia, Planeación Nacional y Distrital y Pacto Global, además de representantes de los Contralores Estudiantiles y la academia.

El control a la gestión de implementación de los ODS es novedoso y la Contraloría de Bogotá busca constituiste en una entidad líder en asumir dicho reto. El Contralor Juan Carlos Granados consideró valioso compartir experiencias exitosas de otros países e integrarlas con los avances locales, aterrizar el contexto internacional al ámbito interno e identificar tareas por emprender.

Más de 450 personas de la sociedad civil, funcionarios públicos (auditores y directivos gestores fiscales del Distrito Capital) y academia asistieron al Foro, escenario en el que se profundizó en la correlación entre el control fiscal y los ODS, para precisar las diferencias entre el control tradicional (posterior y selectivo) y el control frente a la incorporación de la Agenda 2030, donde la contribución de un ente fiscalizador debe conducir a recomendar y fortalecer la tarea.

El compromiso con ciudades más sostenibles para las generaciones venideras fue uno de los principales aspectos manifestados por las Contraloras Estudiantiles, de 13 y 17 años, quienes motivaron a las partes interesadas a seguir avanzando en este propósito.

En materia de retos se concluyó:

  • Redimensionar el papel del control fiscal frente a la Agenda 2030.
  • Recalcar el compromiso permanente de los entes de control frente al alcance de las metas de los ODS, sin esperar que pase más tiempo.
  • Implementar un sistema de medición efectivo, por parte de la Administración Distrital, para disponer de una adecuada asignación presupuestal, fortalecer alianzas e involucrar al sector privado.
  • Mayor efectividad en la práctica, más que avanzar en el papel.
  • Los ODS deben ser una política de Estado y no de gobierno.

La Contraloría de Bogotá seguirá adelante en su propósito de liderar el control a la implementación de los ODS en la Capital de Colombia.